Las principales reacciones alérgicas en perros, ¿qué debemos hacer?

Hace unos días os preguntábamos por Instagram cuáles eran los mayores problemas de piel que habíais tenido con vuestros peludos, y nos comentasteis algunos como alopecia, rojeces y granitos, picor e irritación de la piel y en algunos casos inclusos vuestro peludo ha llegado a arrancarse pelo debido al picazón extremo.


Al igual que los humanos, los perros también pueden padecer alergias e intolerancias. Las más comunes suelen estar ocasionadas por factores externos como las alergias medioambientales o alimentarias, así como a ciertos animales como la alergia a la saliva de la pulga.





Hay algunos mitos relacionados con el tema de las alergias en las distintas razas de perros, como por ejemplo que los bóxers y retriewer son más propensos, pero lo cierto es que a la hora de analizar las estadísticas cualquier perro de cualquier raza puede llegar a sufrir algún tipo de alergia, ya que la aparición de este no se debe al factor exclusivo de la raza, sino a múltiples factores tanto físicos como genéticos y ambientales. A su vez, también existe un mito que debemos no seguir propagando: "los perros mestizos son más fuertes a alergias, intolerancias y enfermedades". Como hemos comentado antes, hay múltiples factores que intervienen en el conjunto de la salud del animal, por tanto no tiene nada que ver con la raza de éste.



¿Cuáles son los principales síntomas de una alergia?

Dado que nuestro blog está dedicado a la dermatología, trataremos las alergias alimentarias desde el punto de vista de la piel y sus consecuencias.


  • Alergia a la saliva de la pulga: se concentra picor e irritación por la zona de la espalda, la cola y abdomen. También puede aparecer en la parte posterior del cuerpo.

  • Alergia medioambiental: suele concentrarse en las zonas donde la piel del animal ha estado expuesta al alérgeno, normalmente, patitas y barriga.

  • Alergia alimentaria: suele concentrarse en la zona de la cabeza y orejas, la zona interna del muslo, patas y abdomen. Las alergias alimentarias suelen ir acompañadas de una pérdida considerable de pelo y volumen de éste, aunque también podría aparecer con vómitos y/o diarrea o incluso dolor intestinal.


Las alergias son muy difíciles de prevenir y en ocasiones de diagnosticar sino tratamos con un buen profesional. Todos sabemos que para nuestro perro queremos lo mejor, pero nuestro consejo es que antes de aplicar cualquier método extraño que encuentres por internet, acudas a un veterinario y un buen profesional para que te oriente, tengas información de primera mano, junto con pruebas médicas y analíticas, y sobre todo, no pongas en riesgo la salud del miembro peludo de tu familia.


Los mitos sobre "curación de alergias caninas" que hemos encontrado.

Cuando decimos que cualquiera puede ponerse a escribir lo que sea en Internet, es porque es cierto y lo vemos: mitos, errores cosméticos y mucha ignorancia en cuanto ingredientes de uso diario. A continuación, os traemos una lista de los mitos que más nos han llamado la atención:


1. Realizar un baño de avena: uno de los mitos más extendidos es que si realizamos un baño de avena (da igual que sea ecológica o como sea) calmará la piel del perro. La avena no tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes a menos que despejemos el principio activo en un laboratorio. La avena suele venir en lo que llamamos "copos", que más bien en vez de calmar la piel, lo que hace es exfoliarla, por no hablar del desastre que podrías causarle en el pelo sino limpias correctamente con agua y desinfectas las heridas.

La comida y los alimentos NO son cosméticos, ya que son productos que no están destinados a este uso.


2. Aplicar aloe vera directamente de la pulpa de la planta en la herida: el aloe vera es una planta magnífica, pero hay que saber utilizarla. Su uso tópico continuo y directo en la piel provoca sequedad e irritación. Lo mejor siempre es aplicar un aceite de aloe vera de primera presión en frío para masajear la herida, siempre y cuando, ésta esté limpia y haya cicatrizado. Otra opción es la que solemos realizar en casa con Spock, mucho menos abrasiva: llenar la bañera y aplicar unas gotas de aceite en el agua.


3. Aceite esencial de lavanda "cuanto más puro, mejor": los aceites esenciales son altamente irritantes si se aplican directamente en la piel. Al igual que en el punto anterior, lo mejor sería aplicar un aceite de primera presión en frío y no un aceite esencial, ya que este sólo puede conseguir agravar el problema.





¿Cuál es el tratamiento para un alergia?

Como comentamos, es muy difícil de prevenir y diagnosticar por lo que acudir a un buen profesional puede servir de mucha ayuda. El principal consejo es evitar que el animal esté en contacto directo con el alérgeno, así como la aplicación de pomadas con o sin corticoides y baños calmantes cuando aparezca algún brote.



Si os tuviéramos que dar algunos consejos prácticos serían los siguientes:


- La piel del animal siempre debe estar limpia, seca e hidratada, pero no húmeda. Es decir, no debe de tener un "clima" perfecto para la proliferación de bacterias, puesto que los hongos son el segundo gran problema de los perros con alergias. Si aplicamos algún aceite, a los 10 minutos habría que retirarlo con una gasa o con un baño (no es necesario usar jabón). Si optamos por esta segunda opción, debemos asegurarnos que el pelo queda completamente seco y sin humedad.


- La utilización de gasas estériles y guantes para no contaminar la herida o la piel irritada es esencial, así como el uso de cosméticos que calmen su piel. Aquí os dejamos nuestros favoritos:

  1. Champú Coatex para perros y gatos (Avena y Aloe): para alergias medioambientales y saliva de la pulga. Os hemos adjunto el champú, ya que el acondicionador es bastante normalito y no es un producto tan efectivo como el champú.

  2. Champú formato serum de Beahpar: para alergias estacionales

  3. Champú antiseborreico de PSH: ideal para animales con exceso de producción de sebo producido por la sequedad de las alergias de contacto y alergia de la picadura de la pulga.


- En muchas ocasiones las alergias vienen acompañadas, además de las molestias en la piel, por erupciones, mal olor por las bacterias, otitis y una secreción de grasa (suele ser marrón o negro) en las zonas de la barriga o interior de los muslos y patas delanteras. Es muy importante que en estos casos la piel esté lo más limpia posible (con gasas estériles y suero fisiológico) e hidratada. El veterinario evaluará si es necesario aplicar algún tipo de pomada o recomendará algún producto antiséptico. Para el día el día y calmarle la piel, puedes optar, ya que no es incompatible con el tratamiento del veterinario el bálsamo dermatológico con plata de PSH. Es magnífico para perros con alergias que no se han tratado a tiempo y presentan bacterias en la piel. Contiene nitrato de plata que ayuda a la regeneración cutánea correcta y además evita la proliferación de hongos. Es decir, mantiene la piel limpia y seca, a la vez que hidratada pero sin dejarla húmeda. Tiene un efecto calmante durante 12 horas.



Esperamos que os haya ayudado este post a la hora de elegir y conocer mejor qué es lo que necesita vuestro peludo.


Si tenéis alguna duda, siempre podéis poneros en contacto con nosotros en nuestro email reddermacanina@gmail.com o comentando y suscribiéndose a nuestro blog.

¡Feliz fin de semana!


  • Black Instagram Icon
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon