La lucha contra la leishmania: Los collares antiparasitarios ¿Seresto o Scalibor?

¡Hola tripulación! En esta semana celebramos la lucha contra la leishmania. Ayer, 1 de junio se celebró de forma oficial el Día de la prevención de la leishmaniasis, una enfermedad transmitida por un mosquito que cada año ataca a miles de mascotas. Justo ese mismo día, pero de hace seis años, Spock contrajo la leishmania (qué gracioso es el destino, cualquiera coge una enfermedad el mismo día que se recuerda ésta misma). Realmente, no fue cuando la contrajo sino cuando tuvimos el resultado de las pruebas del análisis de sangre. Y sí, dio positivo.





La suerte es que lo cogimos de forma muy temprana y pudimos ponernos manos a la obra para ayudar a Spock. Si no hubiese sido por las analíticas periódicas que realizamos, hubiese sido imposible de detectar, o en su defecto, hubiese sido demasiado tarde. Lo cierto es que la prevención es la mejor estrategia de lucha contra la leishmaniasis. Por ello, como comentamos anteriormente, queremos informaros de que un diagnostico temprano fue vital para la supervivencia de nuestro peque Spock.


A raíz de su diagnóstico, nuestro veterinario nos informó debidamente y comenzamos un proceso de cambio tanto en alimentación como en rutina. Para no extendernos mucho en la redacción del post, os lo enumeraremos de forma más resumida:


1. Cambio del pienso a dieta natural BARF, con un seguimiento periódico cada mes y planificación alimentaria previa. Se le realizaban analíticas cada mes (al principio) y se realizaba un cambio de dieta si era necesario. El control en alimentación fue muy estricto. Teníamos una tabla semanal con todos los menús que debíamos dar, así como los gramos y suplementos necesarios.


2. Evitar las horas máximas de sol y de calor, así como también las zonas pantanosas y/o marítimas.


3. Estuvimos sin lavar a Spock durante un año, ya que quisimos ver cómo iba evolucionando la enfermedad sin que ningún agente externo interfiriera en el crecimiento de su manto. En cambio, si utilizamos multitud de aceites en seco, además de productos con alto contenido en retinol para proteger y reforzar la barrera natural de su piel.


4. Un medicamento durante los primeros seis meses (en pastilla) y un jarabe durante los siguientes dos años (Leishguard), administrado de forma cíclica.


Con estas medidas, se consiguió estabilizar enormemente y hasta reducir de forma muy considerable la leishmania. Admitir que gracias a sólo una de ellas, como por ejemplo, decir que gracias al BARF Spock se curó de su leishmania, sería un tanto sensacionalista e incierto. Fueron un conjunto de medidas las que consiguieron una mejoría más que evidente en su salud. También debemos deciros que cuando Spock contrajo la enfermedad llevaba su collar, pipetas y vacuna contra la leishmaniasis, por lo que tomar todas las medidas necesarias no significa que tengamos un poco de mala suerte. Sí es cierto que la prevención es muy necesaria y evidentemente, un animal que no esté protegido tendrá mayor probabilidad de contraerlo.


Hoy en día, seguimos aún utilizando alguna de ellas, como nuestra continuación en la dieta BARF, el uso específico de algunos cosméticos y por supuesto, el uso también de collares antiparasitarios, pipetas y sprays repelentes de insectos.



Ya sabéis que nos gusta un bote con ingredientes más que a un tonto un lápiz, así que esta vez nos centraremos solamente en el análisis de los collares de Seresto y Scalibor, los dos principales que encontramos actualmente en el mercado. Pero próximamente os traeremos las pipetas y sprays repelentes que más nos han gustado por su composición.



Los medicamentos y cosméticos:

muy diferentes entre sí por su INCI


Hemos leído en algunos post de blog que los medicamentos y cosméticos para animales se regulan de la misma manera, en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Esto NO es cierto, de hecho, al ser productos diferentes tienen una regulación y protocolo muy específicos.


Vayamos por partes: un cosmético no es un medicamento (por eso, no pueden llegar al torrente sanguíneo) y aunque en España se regula por la AEMPS para humanos, para nuestras mascotas y resto de animales es muy diferente.


Los cosméticos para animales están regulados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, y dentro de éste el organismo centrado en Ganadería y productos zoosanitarios. Los medicamentos para animales están regulados por la AEMPS (igual que para humanos) pero tienen su propio departamento, llamado CIMAVET (si hacéis click os hemos adjuntado el enlace público para que podáis buscar los productos que necesitéis), que es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios Veterinarios. En este organismo nos informan tanto de los medicamentos existentes, registrados, regulaciones y protocolos de seguridad, así como de las alertas de seguridad correspondientes.



Aquí es donde debemos buscar los ingredientes y las composiciones completas tanto de collares antiparasitarios como para pipetas, así como su prospecto detallado, con especificaciones químicas y contraindicaciones.



Buscamos ahora la composición de los collares Seresto y Scalibor.


Collar Scalibor:




Collar Seresto:



No nos detendremos en la comparación química ya que son ingredientes difíciles de explicar y no se entienden sino tenemos una base (por ello, os adjuntamos los principios activos y excipientes en las fotografías para que los tengáis a mano por si necesitáis identificar algún ingrediente que sea alérgico para vuestras mascotas). Así que vamos con las comparaciones y similitudes, eficacia y contraindicaciones, que es lo que nos interesa y lo que es realmente importante.

Comparativa realizada por El Corgi Manchego




CONCLUSIONES

Para no hacer muy extenso el análisis de ambos, os lo resumiremos en varios puntos.

  1. Seresto protege frente a una mayor tipología de garrapatas (en concreto, dos más) y pulgas que Scalibor, así como para perros que poseen alergia a la picadura de la pulga. Por lo que puede ser una buena opción si vives en una zona donde se concentren este tipo de parásitos.

  2. Scalibor tiene una mayor protección frente todo tipo de mosquitos. Los estudios clínicos muestran una duración del efecto repelente frente a mosquitos del complejo Culex pipones (potencial transmisor de la enfermedad del gusano del corazón) de hasta 6 meses, así como el flebotomía de la leishmaniasis, tanto por su principio activo utilizado como por la demostración en pruebas de la eficacia del collar, oscilando entre un 93-98% hasta el sexto mes y un 85% hasta el mes 12.

  3. Ninguno es mejor ni peor. Son collares con utilidades diferentes y principios activos diferentes. Ambos contemplan una alta eficacia en las pruebas in vitro y con animales (se testan en conejos y ratones) frente a diferentes tipos de parásitos y mosquitos. Deberíamos elegir el que sea mejor para nuestra mascota, teniendo en cuenta si es alérgico a alguno de los principios activos, y si la zona donde vivimos es endémica por mosquito, garrapata, etc.

  4. Ambos tienen las mismas contraindicaciones de uso y reacciones adversas, por lo que no es cierto que uno de mayores reacciones alérgicas que otro, depende única y exclusivamente de la tolerancia del animal hacia un compuesto u otro.

  5. Para una zona costera/pantanosa/acuífera sería aconsejable utilizar el collar Scabilor, mientras que si vivimos en una zona semiárida, seca y con tendencia a hierbas altas o arbustos sería aconsejable el uso de Seresto.

  6. Scalibor no disminuye su eficacia a la hora de mojar el collar. Seresto disminuye en un 20% dependiendo de cuánto rato permanezca el animal en el agua, así como con el uso de champús, pero no queda muy bien especificado (no sabemos si han llegado a tratar del todo este factor, ya que parece que el collar Seresto está indicado para un tipo de ambiente y entorno más árido y seco).


Os informamos de que en casa utilizamos las dos marcas, aunque cueste un poco más al año, pero nos compensa por proteger lo máximo posible a Spock (aunque tenga leishmania el mosquito puede volver a picarle y transmitir de nuevo la enfermedad, o en su defecto empeorar su estado).


El desarrollo de los parásitos y su reproducción viene guiado por los cambios estacionales de la naturaleza. Por ello, nos adaptamos lo máximo posible a esta y utilizamos ambos collares.

Desde el invierno hasta bien entrada la primavera (casi verano), utilizamos el collar Seresto porque en sus 6-7 meses tendrá una eficacia de casi el 100% frente a mosquitos, garrapatas y pulgas.

Desde el verano hasta la finalización del otoño, utilizamos Scalibor ya que es la época donde más vamos a la playa, ríos y pantanos. Igualmente, el collar en estos casi 5 meses, tiene una eficacia del 100% contra mosquitos, garrapatas y pulgas.


Así, utilizamos ambas marcas dependiendo de la época del año y por ahora no hemos tenido ningún problema.


Esperamos haberos ayudado un poco más con este lío de los collares antiparasitarios. El próximo Dogmingo estaremos en el evento de Zooplus en Madrid, pero el Lunes tendréis el nuevo post con la parte dos de la lucha contra la leishmania: las pipetas.


Un saludo tripulación.



  • Black Instagram Icon
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon