Carencia de zinc en caninos: síntomas y productos cosméticos para una rápida mejoría

En algunas ocasiones, nuestros peludos pueden sufrir algún desequilibrio orgánico, ya sea por causas genéticas, de enfermedad o de alimentación.

En el post de hoy, trataremos uno de los temas que más nos habéis pedido: la carencia de zinc en los caninos y cómo afecta a su piel.



¿Qué es el zinc (Zn)?

Es un compuesto químico esencial que se encuentra en prácticamente todas las células de un ser vivo y es vital para su sistema inmunitario, el crecimiento y cicatrización (incluídos procesos inflamatorios) de heridas.

Es un oligoelemento imprescindible para la integridad de la piel, por tanto su carencia o deficiencia se refleja directamente y suele ser de forma rápida (en torno a tres semanas o dos meses).


¿Por qué puede estar provocada esta deficiencia?

Encontramos varios factores que pueden ser clave:

1) Puede venir derivado de una carencia de zinc en la dieta alimentaria.

2) Cuando a pesar de tener una dieta equilibrada, existan otros elementos que interfieran como calcio, hierro y cobre (en elevadas concentraciones).

Los alimentos procesados que son ricos en cereales y soja también pueden ser los causantes.

3) Puede venir derivado por transtornos genéticos de la absorción y metabolismo de nuestra mascota.



¿Cuáles son los primeros síntomas dermatológicos?

Cuando existe una deficiencia de zinc lo que ocurre en la piel es que se produce una cantidad excesiva de keratina pero sin que se lleguen a degenerar del todo los núcleos celulares (por ejemplo, una visible pérdida de densidad de pelo pero sin llegar a que exista un enrojecimiento y/o picor).

Además de la pérdida de densidad del pelo, en ocasiones suele aparecer caspa, incluso apelmazamiento del pelo y costras en el área de las almohadillas y/o uñas.


Si la carencia de zinc es destacable, los síntomas que suelen aparecer son aún más visibles que los anteriores, pero con una mayor rapidez de aparición. De forma generalizada suelen aparecer: úlceras y/o descamaciones en la zona de la cara, sobre todo en la zona de la boca y/o hocico; también pueden aparecer otitis (con o sin cera) y la piel de las articulaciones de la piel suele perder densidad (es más fina), por lo que es más proclive a la aparición de erosiones o eccemas.


Existe una mayor frecuencia en perros jóvenes y no en perros adultos o mayores, así como en razas que son más propensas que otras como el gran danés, el labrador, el pastor alemán y el dobermann. En las razas malamute y husky siberiano pueden llegar a padecer una reducción completa de la absorción de zinc, por lo que su causa es genética.


¿Qué podemos hacer?

La visita al veterinario es obligatoria siempre que nuestra mascota presente alguna deficiencia, comportamiento fuera de lo normal y cambio pronunciado en su piel ya que desconocemos qué puede estar afectandole al animal. En la mayoría de las ocasiones, el veterinario realizará una análitica sanguínea para tener mayor certeza de lo que sucede. En caso de una deficiencia de zinc el profesional llevará a cabo unas pautas de tratamiento que debemos seguir si queremos que nuestro perro mejore.


Hay que tener cuidado con los suplementos naturales nutricionales, ya que aunque sean naturales provocan una reacción química en el organismo de nuestro perro, por tanto, antes de suministrarle nada lo mejor es acudir a un profesional.


¿Qué champús/principios activos ayudan a una mejoría en el manto en casos de deficiencia de zinc?

El uso de un champú como tratamiento tópico ya sea un champú convencional o de uso veterinario no mejorará por si sólo la carencia de zinc, puesto que debe realizarse por ingesta. Con el champú si que podemos mejorar la calidad de vida del animal y aportarle mayor bienestar al eliminar bacterias, caspa, picor y/o irritación leve de la piel.

Por formulación y características, los que más nos gustan para este tipo de casos son los siguientes:

1) Champú Nootie con Jojoba: para un mantenimiento del manto y aportar volumen. La jojoba consigue equilibrar el exceso de grasa y agua en el manto, así como la producción de keratina.

2) Champú Zincoseb con ácido salicílico y ácido láctico: el ácido láctico aporta mayor nivel de hidratación y elimina las rojeces.

3) Champú PSH Dermatológico de plata pura (con aloe vera, niacinamida, zinc, pantenol o provitamina B5 y biotina): es el más completo de todos en referente a formulación. Ideal para calmar la piel y vitaminar el manto.


Estos tres champús que os nombramos son aptos para todo tipo de mantos, tanto largo como corto (inclusive doble manto o pelo largo y/o corto).


También podemos aplicar principios activos puros, alternando varios días de la semana (no aplicar de continuo a menos que el veterinario lo aconseje). Entre los que hemos encontrado en el mercado, el que hemos probado y mejores resultados proporciona es The Ordinary Niacinamida 10% y Zinc 1%,de textura cremosa-serum y muy rápida absorción. Es adecuado para casos de caída del pelo y pérdida de volumen.


¡Feliz semana tripulación!


#reddermacanina #dermatologiacanina #zinc #carenciadezinc #doghealth

  • Black Instagram Icon
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon