5 ingredientes a evitar en el champú de tu mascota con piel sensible o reactiva

Actualizado: 4 de oct de 2019



¿Por qué en el mundo animal no existe una guía de referencia de aquellos ingredientes que no deberíamos aplicar sobre la piel de nuestros animales?

Esta es la gran pregunta que nos hacemos en Red DermaCanina. Gracias a nuestro conocimiento en cosmética natural, siempre hemos indagado en intentar conocer las mejores marcas del mercado dedicadas a la fabricación de productos para animales. Pero, ¿por qué en España, al igual que en otros países del mundo, existe ese gran desconocimiento sobre la dermatología animal y la cosmetología?


En este post de blog, romperemos las reglas. Si tu estilo de vida es dogfriendly y comprendes que el cuidado corporal con cosmética natural en humanos no se diferencia tanto del cuidado natural de tu mascota, quédate, porque esto te interesa.


La historia de los champús veterinarios y/o utilizados en competiciones de belleza canina

Realmente, los productos que han existido para el cuidado de las mascotas han sido enfocados al cuidado estético, más concretamente al nivel profesional para concursar en shows de belleza o utilizados en peluquerías. Pero en términos generales, nunca ha existido un preocupación por cómo podrían afectar las formulaciones de estos productos a nivel dermatológico en nuestras mascotas. Por ello, en su mayoría están fabricados con ingredientes que podríamos tildar de poco adecuados para su manto lipídico, ya que muchos de estos siguen formulaciones antiguas, adaptadas a dermatología humana.


Es obvio llegados a este punto, es necesario comprender que la piel de nuestras mascotas tiene muchos rasgos en común con la nuestra, pero no es idéntica.

Por tanto, las dos grandes preguntas que podríamos formular son: la primera, ¿por qué se siguen utilizando formulaciones de champús y/o productos de higiene que son adaptadas a dermis humanas en animales?, y la segunda, ¿por qué se sigue utilizando formulaciones con ingredientes que sabemos que no son del todo compatibles para la piel de nuestras mascotas?


Debemos resaltar que la cosmetología, tanto canina como humana, es una rama que aún en España es bastante desconocida, y no se estudia en nuestro país como especialidad. Muchas personas lo confunden con la dermatología, aunque ambas son diferentes.


Os explicamos brevemente a grandes rasgos: un dermatólogo (humano) es un especialista en el órgano de la piel, y un cosmetólogo (humano) es un experto en saber cuáles ingredientes y/o productos se deben utilizar para el cuidado de la piel. Os hemos añadido "humano" entre paréntesis porque NO existe la figura del cosmetólogo en el mundo canino ni felino ni equino (como una especialidad de veterinaria), y desgraciadamente, de ninguna de nuestras posibles mascotas.

Todas estas funciones las realiza el veterinario, aunque debemos resaltar, que no todos los vetes son iguales, ya que muchos de ellos se interesan por aprender y especializarse en algún tipo.

Sin embargo, les suele ser muy difícil debido a la escasa existencia de material y, en algunos casos, muchos de los títulos que tenemos están anticuados.

Muchos ya sabéis que soy licenciada en física y química, con especialidad en nanoparticulas y experta en formulación cosmética, y el Master de Cosmetología y formulación cosmética canina tuve que realizarlo en Londres, ya que en nuestro país por desgracia es una profesión vinculada estrechamente a la estética (y además no existe).


Por otro lado, cabe destacar, que entre lo poco que disponemos en estos estudios dermatológicos y sobre todo cosmetológicos, tenemos grandes cosmetológos/as de origen francés e inglés, pudiendo consultar sus investigaciones y estudios. Entre ellos, destacamos el siguiente título "The art of shampoos in canine and feline dermatology: treatment and prevention strategies"de D. N. CARLOTTI, H. GATTO. En él, se revisa la tecnología "actual" (entre comillas porque es de 2006 y no hay otro más reciente hasta la fecha de hoy) relacionada con los champús veterinarios utilizados para perros y gatos. Se exponen los criterios utilizados para evaluar su eficacia, se revisan sus indicaciones en desórdenes queratoseborreicos, enfermedades parasitarias, bacterianas, fúngicas y alérgicas y, finalmente, se presentan las propiedades de los humectantes.


Aquí, llegamos al siguiente punto a abordar:


Los champús veterinarios. ¿Qué formulación contienen realmente?

Las formulaciones de champú veterinarios tradicionales, como hemos comentado anteriormente, se basan en formulaciones diseñadas para la piel humana, e igualmente, debemos razonar que tenemos muchas cosas en común con nuestros queridos peludos, pero hay ingredientes que nosotros podemos "tolerar" con cierto grado, pero ellos no.

Las formulaciones de champús veterinarios se componen, principalmente, de agentes tensoactivos (limpiadores, espumantes y acondicionadores), así como espesantes, suavizantes, agentes secuestradores, conservantes, perfume (sintético en la mayoría de los casos) y, en ocasiones, opacificadores y aditivos colorantes.


Sabemos que algunos de estos conceptos son complicados de entender, pero vayamos por partes e intentaremos hacer la comprensión de éstos lo más fácil posible.

¿Estás aquí para aprender, no? ¡Pues, vamos allá!


¿Qué es un tensoactivo?

Son moléculas anfifílicas, es decir, que tienen una afinidad dual, tanto para el agua como para el aceite. En palabras muy llanas, es algo que puede limpiar nuestra piel tanto de sustancias grasas, como arrastrar otra posible suciedad que se limpia con agua. En el agua, los tensoactivos forman estructuras miceliales (¿te suenan lo de agua miscelar?). El proceso de formación de micelas explica muchas de las propiedades tensoactivas y, en particular, su capacidad para emulsionar, así como para solubilizar y dispersar aceites, desechos o suciedad de la piel (sudor, contaminación, productos que aplicamos, etc), facilitando su eliminación con agua. Estas estructuras corresponden a una ordenación molecular espontánea de las moléculas anfifílicas, cuyo objetivo es reducir al mínimo el contacto de la parte lipofílica del tensoactivo con el medio acuoso. Por ello, con los tensoactivos se produce una emulsion en la piel: la parte lipofílica de la molécula tensoactiva envuelve los compuestos oleosos para formar una micela.


Para no extendernos mucho, los tensoactivos pueden clasificarse en cuatro grupos de acuerdo a su naturaleza iónica: aniónicos, catiónicos, no iónicos y anfóteros.


Los aniónicos están cargados negativamente en soluciones acuosas debido a la presencia de sales de ácidos grasos (jabones y geles) y grupos sulfato (os hablaremos más adelante), sulfonato, carboxilato o fosfato. Los jabones fueron los primeros en desarrollarse. Los aceites y las grasas utilizados para la producción de éstos suelen ser los siguientes: aceite de coco, copra hidrogenada y aceites de palma, de ricino (ya os hablamos de él en IG Stories) y de oliva (nuestro favorito tanto para humanos como para mascotas, forever and ever). La síntesis de los triglicéridos sulfatos es más reciente. Estos compuestos poseen propiedades limpiadoras suaves y son medianamente tolerados por la piel humana siempre y cuando esta NO sea reactiva, y dependerá mucho de la cantidad de concentración de estos sulfatos con tensioacitvos en la formulación del producto. ¿Os ha pasado que alguna vez habéis utilizado una agua miscelar y vuestra piel se queda reseca y/o tirante? ¡Bingo!

Los alquilsultonatos y los alquilsultosuccinatos también se utilizan frecuentemente para formular champús en virtud de sus supuestas "excelentes propiedades limpiadoras y espumantes". En realidad, es cierto que limpian pero de una forma agresiva para nuestra piel, en algunos casos.

Resumen: Los tensoactivos aniónicos poseen propiedades limpiadoras y espumantes favorables en la piel humana siempre y cuando esta no sea reactiva y dependiendo de la concentración de éstos. Además, suelen utilizarse en combinación con tensoactivos no iónicos y anfóteros para mejorar su tolerancia, por lo que debemos tener cuidado si nuestra piel o la de nuestro animal es sensible.


Los catiónicos están cargados positivamente en soluciones acuosas. Básicamente, los tensoactivos catiónicos son sales, entre las que destacan las sales de amonio cuaternario, las sales de alquiladiza, las sales de alquilpiridinio y los aminóxidos. Aunque sus propiedades limpiadoras y espumantes son débiles, poseen la capacidad para ser rápidamente absorbidos sobre superficies biológicas cargadas negativamente, dicho de otra manera, tanto nuestro pelo como el de nuestras mascotas. Se utilizan sobre todo para mejorar su textura y volumen, y muchas veces lo encontramos en acondicionadores. Personalmente, no aconsejamos el uso de sales en nuestras mascotas debido a que resecan demasiado su piel y puede dar lugar a picores y/o irritaciones si su uso es frecuente. En personas, si tu piel es sana y no reactiva, ni sensible ni atópica, se pueden utilizar pero con precaución.


Los tensoactivos no iónicos son resistentes a las variaciones en el pH y compatibles con tensoactivos aniónicos y catiónicos. Entre esta clase, destacan los ésteres de glicol y los ésteres de ácidos grasos, las alcanolamidas, los derivados polietoxilados y los derivados polihidroxi. Se utilizan frecuentemente en combinación con tensoactivos aniónicos y catiónicos para conseguir un PH adaptado en la piel. Al igual que con los catiónicos, no lo recomendamos en mascotas ni en personas con pieles reactivas.


Y por último, tenemos los tensoactivos anfóteros son moléculas muy específicas que se comportan como tensoactivos aniónicos o catiónicos en función del pH de la fase acuosa: los tensoactivos anfóteros son aniónicos (cargados negativamente) en presencia de pH>7 y catiónicos (cargados positivamente) en presencia de pH<7. Cada tensoactivo anfótero se caracteriza por su punto isoeléctrico, que define el valor del pH para el cual presenta una carga neutra. Es decir, en función del pH de la fase acuosa, pueden ser formulados con tensoactivos aniónicos o catiónicos (y en ocasiones con ambos). Los tensoactivos anfóteros más profundamente utilizados son las betaínas, las imidazolinas y los derivados de aminoácidos.


Pero nuestra piel NO es igual que la de ellos: las principales diferencias.

La dermis canina (felina incluida) es a menudo más sensible que la humana debido a diferencias anatómicas y fisiológicas, entre las que podemos destacar:

- El espesor de estrato córner (la capa más externa y superficial de la dermis) en ellos es más fino.

- El PH de la piel, ligeramente más alcalino. Es decir, con un PH más elevado.

- La densidad de los folículos pilosos (más alta), que pueden facilitar la penetración cutánea de principios activos. Su piel tiene una capacidad de penetración de sustancias mucho mayor a la nuestra. Por esta razón, debemos buscar productos que se adapten a su dermis y de alta calidad natural.


Estas son las tres diferencias principales, pero existen muchas más. No deseamos extendernos mucho en este tema en concreto, ya que el objetivo de este post es conocer cuáles son los ingredientes cosméticos que no debemos utilizar con nuestras mascotas. Si estáis interesados en el tema, os aconsejo el artículo científico "Estructura histológica normal de la piel del perro" en cuál lo encontraréis en la Revista de Medicina Veterinaria No 10: 109-122 / Julio - diciembre 2005, escrito por Giovanna Clarena Castellanos I., Gersain Rodríguez T. y Carlos Arturo Iregui C. Así como también recomendamos del autor Dellman, D. "Histología Veterinaria" (2ª ed.) Zaragoza: Acribia, 1993.


Por tanto, vayamos al grano.


¿Cuáles son los ingredientes que NO debe contener el champú para mi mascota si tiene piel sensible?


1) Sodium Lauryl / Laureth Sulfate (SLS y SLES)

Es un tensoactivo muy utilizado en grandes concentraciones (suele ser el ingrediente numero dos o tres de la mayoría de nuestros champús, tanto para humanos como para mascotas). Como hemos comentado, es agente espumante utilizado para "descomponer" la grasa en el agua. Es un sulfato seguro de utilizar pero a veces puede causar irritación de la piel humana y/o desencadenar alergias tanto en humanos como en animales. Si está presente en grandes cantidades en la formulación, puede crear picor o escozor, sobre todo si se sufre algún tipo de dermatitis o problema de piel . A veces, nuestros perros se rascan mucho tras el baño, y una de las causas es que el champú que utilizamos contiene gran cantidad de sulfatos, los cuáles no son nada adecuados para su tipo de piel dañada (precisamente porque tiene un PH más alcalino).


Es conveniente analizar una formulación por su conjunto y no por simples ingredientes. Aún así, si tu perro tiene la piel sensible nuestro consejo es evitar este ingrediente.



2) Formaldehide

Se encuentra como quaternium-15, DMDM hidantoína, imidazolidinilurea, diazolidinilurea, hidroximetilglicinato de sodio, 2-bromo-2-nitropropano-1,3-diol (bronopol), glioxal y oxaldehyde. Su uso no es aconsejable en mascotas debido a que puede crear problemas respiratorios si nuestro animal ya padece algún tipo de problema pulmonar. Mayormente, se encuentra en fijadores de pelo, lacas y spray. Si nos pregunta por nuestra opinión personal, consideramos que existen productos mejores en el mercado con formulaciones más aptas y adecuadas a su piel, por lo tanto no elegiremos un producto que contenga este ingrediente.



3) Ftalatos (DBP, DEHP, DEP) y fragancias sintéticas o perfumes y/o aceites esenciales.

Podemos encontrarlos sobre todo en fragancias sintéticas y spray para el pelo. Son totalmente desaconsejables tanto para mascotas como para humanos, por su alta irritabilidad. Siempre que en el INCI salga PARFUM aseguraros de que es de origen natural (si es así lo pondrá en su etiqueta).


Al contrario de lo que suele pensar y promulgar por Internet, sobre todo en blogs sin evidencia científica, los aceites esenciales provocan una mayor cantidad de alergias y reacciones por dermatitis de contacto.




4) Alquitrán de carbón (aminofenol, diaminobenceno, fenilendiamina) y resorcinol

Se encuentra en tintes, tanto para personas como para animales. También en champú pero en menor medida. Se utilizan en champús anticaspa para animales. Ya os advertimos que desaconsejamos totalmente el uso de ingredientes como carbón activado, tan de moda que está y lo peligroso que es. Nunca lo utilicéis en vuestras mascotas y si es para uso personal, acude a un dentista (porque casi siempre se usa como limpieza bucal) o a un médico, ya que su uso debe ser pautado y supervisado por un especialista. El resorcinol es utilizado también en tintes, sobre todo en mascotas, debido a que necesitan una mayor impregnación del color en su pelo (por durabilidad o carácter estético). Desde El Corgi Manchego desaconsejamos totalmente teñir el pelo del animal y estamos en contra de este acto, siempre y cuando se ponga en riesgo la salud del animal y sean por condiciones puramente estéticas y/o de competición en concursos de belleza.



5) Methylisothiazolinone y methylchloroisothiazolinone

Son conservantes químicos y orgánicos, su concentración suele ser menor del 0,001%. No supone ningún peligro pero si tu perro tiene la piel sensible, mejor evitarlos. ¡Ojo! En muchos sitios os saldrá que el Kathon es lo mismo, pero no es así.




Ya conocéis los 5 ingredientes que debemos evitar en el champú de nuestras mascotas (y en muchos casos para nosotros mismos también si tenemos algún problema de piel). Con toda la amplia variedad que disponemos en el mercado, muchos de los champús que existen no pasarían este filtro, puesto que todos o casi todos contienen alguno de los ingredientes nombrados arriba anteriormente. Como muchos sabéis, Spock tiene leishmania y como mami suya, siempre quiero lo mejor para él y para su salud. Somos apasionados de lo natural, y para nosotros, la naturaleza es química positiva como nos gusta llamarla, ya que nos enseña que sigue existiendo un mundo de microbiología y nanopartículas que a simple vista no podemos ver, pero que esas mini reacciones químicas crean lo más saludable para nosotros y el resto de seres vivos. Por tanto, siempre estamos a la búsqueda de nuevas formulaciones y productos que se adapten a nuestras necesidades y sobre todo, tengan formulaciones eficaces y efectivas.


Esperamos haberos ayudado con este post.

Recordad que si tenéis alguna consulta o duda podéis poneros en contacto con nosotros en reddermacanina@gmail.com.


PD: este post no esta patrocinado por ninguna marca, ni obtenemos ningún beneficio. Os adjunto estos productos porque a nosotros somos los primeros que nos gustan, los consideramos de calidad, con una formulación impecable y creemos que son una magnifica alternativa como cosmética natural para nuestras mascotas, además de ser productos Made in Spain.


#champúsperros #champúsparapielsensible #dermacanina

0 vistas
  • Black Instagram Icon
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon